Etiquetas

jueves, 31 de marzo de 2011

Esa Historia (6º Parte)

Pasaron 2 semanas en las que ni se dirigían una mirada, María estaba preocupada por todo aquello y tenía ganas de volver a su estado de antes, pero sabía que no podía, no si él no quería. Terminó el colegio y llegó a su casa, soltó la mochila en la cama, la única diferencia es que esta vez junto a la mochila iba su cuerpo, agotado de ir al colegio durante 6 horas que se le hicieron eternas debido a que había pasado toda la mañana sumida en sus extraños pensamientos acerca de él y de esa situación.
Ese día no tenía ganas de nada, sólo de dormir y escuchar música, y en todo caso comer.
Su hermana al verla en ese estado decidió llevársela de compras por Sevilla centro, para así animarla un poco, la levantó de la cama, la llevó hasta el armario, la vistió y la maquilló, cogió las llaves y 50euros de la cartera de su madre y sacó a María a rastras de su casa.
Cogieron el metro y se fueron por la calle Tetuán y las pequeñas calles a su al rededor, María así se animó un poco, ya no se sentía tan mal como esa mañana, le dio las gracias a su hermana una vez llegadas a casa de nuevo, María cogió su ropa y se la enseñó a su madre aún con las etiquetas puestas apoyadas sobre su piel. En cuanto terminó guardó sus compras en el armario, se desvistió y se fue a la ducha.
Puso el agua lo más caliente posible, se puso bajo el chorro y permaneció allí unos instantes, cuando consiguió relajarse se lavó la cabeza y el cuerpo, cogió la toalla, se secó y por último se puso el pijama de Mafalda, largo y azul oscuro.
Cogió el portátil como de costumbre y miró en la barra de chat si estaba él, estaba, se puso nerviosa al pensar que estaba el conectado pero no podía hablar con él debido a la discusión, empezó a hablar con Sofía , hasta que Pedro abrió una conversación en la que le decía lo mucho que la echaba de menos y que creía que debían intentarlo de nuevo, María aceptó sin pensárselo 2 veces, una gran sonrisa inundó su cara, se lo contó a Sofía y despues cerró todas las conversaciones menos una, la de Pedro, empezaron ha hablar y siguieron hasta que llegó el hermano de Pedro y le quitó el portátil, como había hecho ya unas cuantas veces antes. Igualmente ella seguía feliz, fue a su cuarto, cerró la puerta y se quedó tumbada en la cama escuchando música desde su iPod conectado a los altavoces, cogió el mando y uso sus canciones favoritas, entre ellas y la primera estaba "Grenade", "All my loving", "On the floor", y por supuesto "Just the way you are".
La puerta de la habitación se abrió de golpe, la madre de María entró, le dijo que que hacía a las 11 en la cama escuchando música desde hace horas sin ni siquiera haber cenado aún. María cenó lo más rápido que pudo,  se puso el pijama y volvió a su cuarto, se tumbó en la cama y empezó a leer su libro,  "A 3 Metros Sobre el Cielo". Música A3MSC

No hay comentarios:

Publicar un comentario